Las enfermedades del Border Collie

Las enfermedades del Border Collie

Publicado en BCMAG numero 6

No cabe duda de que el border collie, en tanto raza, es propenso a padecer ciertas enfermedades hereditarias. En la actualidad es cada vez más fácil realizar las pruebas de enfermedades hereditarias, y llegará el día en que los compradores tendrán la opción de negarse a comprar a los criadores que no han testado a los perros con los que crían. Entre las enfermedades hereditarias están la Anomalía del Ojo del Collie (CEA), la Atrofia Progresiva de Retina (PRA), la displasia de cadera, la epilepsia y enfermedades endocrinas. También se dan alergias y afecciones de la piel, así como especial sensibilidad a las pulgas y ciertos alimentos, además de diversos problemas de conducta. Asimismo,
se ha realizado un estudio genético sobre la fobia del border collie a los ruidos. Según un informe preliminar publicado en Today’s Breeder (Purina, número 66, 2008), «los [primeros] análisis dieron varios resultados prometedores», pero la «fobia a los ruidos es un trastorno de la conducta complejo y es posible que muchos genes distintos… afecten a la ansiedad general de un perro y que esta ansiedad, además de producir una agudeza auditiva alterada, dé lugar a una fobia a los ruidos».

Atrofia de la retina progresiva (PRA)

Esta enfermedad hereditaria no tiene tratamiento. Un perro aquejado de PRA pierde la vista gradualmente con la edad, y puede parecer normal hasta la mediana edad. Eso significa que a veces se hacer criar a perros afectados antes de que presenten síntomas, sin saber por tanto que padecen la enfermedad.

Dado que en la mayoría de los casos la enfermedad puede detectarse a partir de los dos años, se recomienda retrasar los cruces hasta entonces y, a fin de asegurarse, hacer una prueba anual a partir de ese momento.

Anomalía del ojo del Collie (CEA)

Se trata de una enfermedad hereditaria que puede causar ceguera y para la que no existe tratamiento. Como la CEA es recesiva, aun cuando los progenitores no tengan problemas de visión, pueden transmitirla a los cachorros. Las lesiones producidas por esta enfermedad son detectables a partir de las seis semanas, por lo que es posible testar una camada entera de cachorros a esa edad.

En la actualidad se puede realizar una sencilla prueba genética a través de Optigen (www.optigen.com) para comprobar si los perros son portadores del gen o si están afectados.

Displasia de cadera

La displasia de cadera es una enfermedad congénita, hereditaria y degenerativa que afecta la articulación del fémur y la cadera. Pese a su fuerte componente genético, también inciden en ella diversos factores medioambientales y nutricionales, un exceso de ejercicio físico en la etapa de crecimiento o pisar suelos resbaladizos, que pueden favorecer su aparición.

Dado que existen distintos grados de displasia, el tratamiento varía según el caso, y puede ser farmacológico o quirúrgico.

Es diagnosticable a partir del año de edad a través de radiografías. No existen pruebas genéticas para detectarla.

Epilepsia

La epilepsia es una enfermedad que aún no puede testarse antes de que el perro presente los síntomas, y de momento no se ha demostrado su carácter hereditario. Sin embargo, cada vez se ha dado una mayor incidencia de este mal en el border collie, y si bien se desconocen las causas, por lo visto aparece con mayor frecuencia en ciertas líneas. No se recomienda hacer criar a un perro epiléptico.

Lipofuscinosis ceroide neuronal (CL)

Se trata de un grupo de enfermedades neurodegenerativas hereditarias. Los perros afectados pueden presentar síntomas a partir del año de edad y en la mayoría de los casos la enfermedad es letal porque no existe tratamiento. Un perro puede ser portador y no desarrollar la enfermedad, y para determinar si es portador o si está afectado se pueden realizar pruebas del ADN solicitándolas al doctor Wilton y su equipo, de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia, Optigen (http://www.optigen.com/) o GTG/ GSS (http://www.gtglabs.com/).

Sindrome del Neutrofilo Atrapado (TNS – Trapped Neutrophil Syndrome)

Ésta es una enfermedad inmunológica mediante la cual los afectados se ven privados de las defensas para luchar contra las infecciones, por lo que no suelen vivir más de cuatro meses. Se calcula que entre un 10 y un 15 por ciento de los border collies de todo el mundo son portadores, pero sólo si los dos progenitores portan el gen los cachorros heredan la enfermedad. No existe cura.

Se puede saber si un perro es portador mediante una prueba de ADN. Para ello, es necesario ponerse en contacto con el doctor Wilton y su equipo, de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia (a.wilton@unsw.edu.au).

Sordera/Ceguera

Como ocurre con muchas razas, a veces un border collie blanco o con predominio del color blanco puede nacer sordo o ciego, dado que el oído y la vista están vinculados de algún modo a la presencia del pigmento en la piel. Esto se da con mayor frecuencia en los cruces entre merles, y por eso no se recomiendan. Otras enfermedades que pueden tener un componente genético son los problemas del
esqueleto, como la osteochondritis dissecans (OCD), y las enfermedades endocrinas y del sistema inmunológico.

ACTUALIZACIÓN FEBRERO 2018

Dado que el artículo fue publicado hace tiempo, actualizamos con algunas enfermedades genéticas más.

Mutación del gen MDR1

No es una enfermedad propiamente dicha, sino la mutación de un gen (mdr1 o resistencia a multidrogas) que provoca la hipersensibilidad a ciertos medicamentos y que se acumulen en el cerebro, hígado y los riñones, volviendose tóxicos y provocan daños neurológicos, hepáticos, renales e incluso el coma y la muerte de nuestro Border, hay que decir que esta mutacion aparece tambien en otras razas como en los Shetland, Pastor Australiano, Pastor Alemán, Bobtail, etc

Los medicamentos que incluyen principios activos contraproducentes para nuestros Border en caso de que estén afectados por esta mutación son la ivermectina (antiparasitario) y la loperamida (antidiarreicos como Fortasec y Salvacolina).

En SLOVGEN, LABOKLIN, ANTAGEN, etc, podemos realizar un test genetico que determina si nuestro padece o no esta mutación.

Síndrome de Imerlund-Grasbeck (IGS)

Conocido como mala absorción de cobalamina o vitamina B12, se manifiesta durante las primeras semanas de vida. Los cachorros nacen con niveles normales de cobalamina, pero su intestino delgado no es capaz de absorverla de forma eficaz, demostrando los sintomas de esta deficiencia; anemia, falta de crecimiento, falta de apetito, letargo e inactividad.

Se trata de una enfermedad hereditaria detectable con un analisis genético. La IGS no se tiene tratamiento curativo pero si paliativo, administrando dosis de forma regular de cobalamina.

Mielopatía degenerativa (DM – Degenerative Myelopathy)

La mielopatía degenerativa es una enfermedad progresiva neurológica hereditaria que consiste en una degeneración de la médula espinal que a partir de los 8 años provoca inicialmente una pérdida de la coordinación y una parálisis progresiva de los miembros posteriores.

Los primeros síntomas aparecen como pasos oscilantes y flojedad del tren trasero; arrastra las patas y le es dificil quedarse fijo en pie y desplazarse. Posteriormente se convierte en paraplégico y desarrolla eventualmente una parálisis del tren delantero, así como falta de control del aparato urinario y esfinteres.

Esta enfermedad inicialmente puede llegar a ser confundida con una hernia discal o con la displasia de la cader, sin causar dolor en el animal afectado.

Hipertemia Maligna (MH) o Sindrome de Estrés Canino (CSS)

La HM se debe a una mutación genética autosómica dominante, por lo que basta con heredar el gen mutado de uno de los padres para padecer la enfermedad. Es producido por canales iónicos de calcio defectuosos en los músculos estriados, que conectan a los huesos en piernas y columna vertebral.

En un perro con MH, los músculos son más susceptibles al estrés fisiológico, así como a ciertos medicamentos, principalmente los anestesicos inhalados y alimentos que contienen cafeína y el lúpulo. Además, cuando se activan los músculos se desencadena la liberación de grandes cantidades de calcio, lo que provoca la rigidez muscular.

La MH causa una serie de síntomas, incluyendo; temperatura corporal anormalmente elevada, mayor frecuencia respiratoria, temblores musculares, membranas mucosas y piel de color azulado, rigidez muscular, presión arterial inestable acompañada de latidos cardíacos rápidos e irregulares, convulsiones, acumulación de líquidos en los pulmones, alteración en la coagulación sanguínea.

No existe cura para la hipertermia maligna y dado que la aparicion de una crisis puede ser fatal, se recomienda la identificación de los ejemplares que lo sufren y tomar precauciones frente a alimentación, medicamentos y situaciones de estres o actividad alta que puedan desencadenarla.

Neuropatía Sensorial (SN – Sensory Neuropathy)

La SN, es una rara enfermedad neurologica severa causada por la degeneración de las células del sistema nervioso periférico. De reciente aparicion (últimos 30 años), se manifiesta como la pérdida de; coordinación, reflejo nervioso, laxitud articular, propiocepción y percepción del dolor que se presenta con lesiones autoinflingidas y automutiladas.

La incontinencia urinaria y la regurgitación puede aparecer en las últimas etapas de la enfermedad. El pronóstico es grave, sin tratamiento posible.

Los perros afectados comienzan a mostrar síntomas entre los 2 y los 7 meses de edad, como la calidad de vida se ve gravemente afectada, los perros con SN son sometidos a eutanasia por motivos de bienestar, por lo general antes de los dos años de edad.

Hipomineralización dental o Sindrome de Raine

La hipomineralización dental es una enfermedad hereditaria caracterizada por la mineralización insuficiente de los dientes durante el desarrollo de los mismos. Es causada por una mutación puntual en el gen c.899C> T que codifica la proteína FAM20C que se une al calcio y fosforila las proteínas implicadas en la mineralización ósea y dental.

Esta enfermedad causa un desgaste extremo de los dientes, agrietamiento del esmalte dental, manchas de color marron y decoloración de los dientes o pulpitis (inflamación de la pulpa dental). El desgaste severo de los dientes conduce a la inflamación crónica de la pulpa hasta la pérdida de los dientes. Histológicamente, la dentina de los perros afectados tiene una estructura anormal y el esmalte puede ser ligeramente hipoplásico.

La hipomineralización dental es específica de Border Collies; no ha sido probado en otras razas. En Border Collies, este defecto es relativamente común, se estima que aproximadamente el 11% de la población de razas son portadores de este defecto genético.

El síndrome de Raine es una enfermedad hereditaria recesiva. La enfermedad se desarrolla en perros que heredan el gen mutado de cada progenitor.

Comentarios

Responder a robher Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *